La tormenta Ciara golpea a los transportes en Gran Bretaña

AP

Un soldado resentido mató a 26 personas e hirió a 57 en el peor tiroteo registrado en Tailandia, antes de morir baleado en un centro comercial en el nordeste del país, según dijeron las autoridades el domingo.

El soldado, enojado por una disputa económica, mató el sábado a dos personas en una base militar antes de desatar un tiroteo mucho más sangriento, disparando mientras conducía hacia un concurrido centro comercial del que los clientes huyeron despavoridos.

Los francotiradores de la policía tardaron 16 horas en poner fin a la crisis.

Las autoridades identificaron al agresor como el sargento Jakrapanth Thomma. El tiroteo se produjo en Nakhon Ratchasima, el núcleo urbano de una región rural tailandesa relativamente pobre. Buena parte del tiroteo ocurrió en el centro comercial Terminal 21 Korat, decorado como un aeropuerto y que cuenta con coloridas esculturas de Lego, un carrusel y enormes réplicas de sitios emblemáticos de todo el mundo.

El primer ministro, Prayuth Chan-ocha, dio la cifra final de víctimas el domingo por la mañana tras visitar a los heridos en hospitales. De los 57 heridos, 25 fueron dados de alta.

Videos grabados en el exterior del centro comercial mostraron a personas refugiándose el sábado a media tarde en medio de los disparos. Muchos murieron a tiros afuera del centro comercial, algunos en vehículos y otros en las aceras.

Nattaya Nganiem y su familia habían terminado de comer poco antes y se alejaban del edificio en su vehículo al momento en que ella escuchó los disparos.

“Primero vi a una mujer salir corriendo histérica del centro comercial”, afirmó Nattaya, quien grabó escenas del lugar con su celular. “Después un motociclista frente a ella salió corriendo y dejó su motocicleta ahí”.

Cientos de personas fueron evacuadas del centro comercial en pequeños grupos por la policía durante la búsqueda del agresor.

“Sentimos mucho miedo y corrimos a ocultarnos en los baños”, detalló Sumana Jeerawattanasuk, una de las personas rescatadas por la policía. La mujer agregó que siete u ocho personas se ocultaron en el mismo lugar que ella.

Poco antes de la medianoche, la policía anunció que había asegurado parte del centro comercial, pero que los agentes seguían buscando al agresor. Unas 16 horas después, las autoridades convocaron a una conferencia de prensa para anunciar que el agresor había sido abatido a tiros.

la primera persona asesinada era un comandante del 22do Batallón de Municiones, del cual también formaba parte el agresor, señaló el portavoz del Ministerio de Defensa Kongcheep. El agresor disparó contra otros en la base y tomó armas y municiones antes de huir en un vehículo militar.

El hombre también publicó actualizaciones en su página de Facebook durante el tiroteo, con mensajes como “Nadie puede escapar de la muerte” y ”¿Debería rendirme?”. En una publicación posterior escribió: “Ya me detuve”.

En una foto que circulaba en redes sociales y que parecía haber sido tomada de su página de Facebook, se puede ver al sospechoso usando un casco militar camuflado verde mientras al fondo se observa una bola de fuego y humo negro. Su foto de perfil lo muestra con una máscara, vestido con uniforme de estilo militar y armado con una pistola. La imagen de fondo es de una pistola y balas.

La página de Facebook quedó inaccesible después de que comenzó el tiroteo.

Trenes, vuelos y transbordadores se cancelaron el domingo en medio de advertencias por mal tiempo en Gran Bretaña y el norte de Europa por una tormenta que golpeaba la región con vientos con fuerza de huracán.

Se esperaba que la tormenta Ciara, bautizada por la agencia meteorológica británica Met Office, llevara aguaceros y vientos de hasta 145 kilómetros (90 millas) por hora. La agencia emitió 123 avisos y 159 alertas por posibles inundaciones. En Capel Curig, Gales, se registraron ráfagas de 138 kilómetros (86 millas) por hora.

Al menos 10 compañías ferroviarias británicas enviaron avisos recomendando evitar los desplazamientos y casi 20 advirtieron a los pasajeros sobre demoras debido a los fuertes vientos, que se esperaba dañaran cables eléctricos y llenaran las vías de ramas rotas y otros desperdicios.

El aeropuerto londinense de Heathrow y varias aerolíneas decidieron consolidar vuelos el domingo para reducir el número de cancelaciones por los vendavales. British Airways ofreció la opción de reservar nuevos vuelos a clientes de trayectos nacionales y europeos desde los aeropuertos de Heathrow, Gatwick y London City. Virgin Airlines canceló algunos vuelos.

Se restringió el tráfico en el puente Humber, cerca de Hull, en el norte de Inglaterra, debido al viento, vetando el acceso a camiones altos y caravanas.

Las compañías de transbordadores cancelaron varios trayectos por el fuerte oleaje en el Mar de Irlanda y el Canal de la Mancha. El puerto de Dover suspendió sus servicios.

En la región se cancelaron actos culturales y deportivos, como una carrera de 10 kilómetros en Londres que se esperaba reuniera a unos 25.000 participantes y la apertura oficial del año de la cultura en Galway, Irlanda.

La reina Isabel II de Inglaterra rompió su rutina habitual de los domingos y no acudió a la iglesia en Sandringham debido al fuerte viento.

En Irlanda, unos 10.000 hogares, negocios y explotaciones agrícolas se quedaron sin electricidad. La combinación de mareas altas, marejadas y tormenta planteaba un riesgo significativo de inundaciones en la costa, especialmente en el oeste y noroeste del país, según advirtió la agencia meteorológica irlandesa, Met Eireann.

Al otro lado del Canal de la Mancha, la operadora ferroviaria alemana, Deutsche Bahn, anunció la cancelación de trenes de larga distancia a los destinos con más riesgo por la tormenta, como Emden y Norddeich en el extremo noroccidental de Alemania, la ciudad norteña de Kiel y la isla de Sylt, en el Mar del Norte.

Un partido de la liga alemana de fútbol entre el Borussia Moenchengladbach y el Colonia, previsto para el domingo, se suspendió por temor a que los aficionados encontraran problemas para volver a casa. La tormenta se conocía como Sabine en Alemania.

Leave a Reply